We offer all the tools necessary for landing the full scope of business you really deserve.
Feel free to call us: +34 617 369 878

¿A la sexta va la vencida? Los cinco proyectos de ocio que fracasaron en España

Posted by: In: Inmobiliaria 03 Dec 2016 Comments: 0 Tags: , , , , , , ,
.
Proyecto del Reino de Don Quijote en Ciudad Real.

Un nuevo inversor internacional, un nuevo megaproyecto de ocio, una inversión millonaria, miles de puestos de trabajo… La historia se repite. Este jueves, bajo un absoluto secretismo, se presentaba en el Hotel Palace de Madrid el sexto intento de poner en marcha en España un faraónico complejo de ocio familiar, centros comerciales, hoteles y juego.

Los impulsores, The Cordish Companies, una multinacional estadounidense especializada en promover este tipo de proyectos, ya tiene el suelo sobre el que se levantará su proyecto —una diferencia muy importante respecto a sus a fallidos antecesores— y están plenamente convencidos de que saldrá adelante. La Comunidad de Madrid, que ahora debe convocar un concurso público por si otro inversor quiere poner en marcha un proyecto similar en la región, ya tiene en su despacho toda la información con los planes de los estadounidenses.

La familia Cordish quiere evitar los errores del pasado. Han desvinculado totalmente su proyecto de los casinos y el juego y han insistido en que no quieren que se modifique ninguna ley, ni quieren subvenciones públicas de ningún tipo. El suelo ya lo tienen, y están decididos a invertir de su propio bolsillo 2.200 millones de euros. Pero ¿saldrá definitivamente adelante o se sumará a una ya larga lista de fracasos?

Estos han sido los más sonados:

Reino de Don Quijote

Año: 2005

Inversor: Harrah’s Entertainment

Inversión prevista: 1.200 millones

Lugar: Ciudad Real (Castilla-La Mancha)

Empleos: 4.000

Fue el primer intento. El proyecto estaba liderado por Harrah’s Entertainment, una multinacional estadounidense del juego y contemplaba la construcción de un hotel de 812 habitaciones con un casino que iba a ser el motor del complejo. Para ponernos en situación, Harrah’s explota el famoso hotel casino Caesars de Las Vegas, la marca más conocida del grupo. Los socios españoles eran el grupo Gedeco Avantis, de la familia Álvarez, que, como muchos otros, hicieron su fortuna gracias al sector inmobiliario.

A principios de 2008, el proyecto se presentó por todo lo alto —como ha sucedido con todos los que han venido después—. La burbuja inmobiliaria acababa de estallar y comenzaba a provocar los primeros estragos en el sector de la construcción. Su socio español estaba ahogado por las deudas y a un paso de la quiebra. Una de las últimas operaciones de Aurelio Álvarez fue la compra de terrenos para el complejo de inspiración cervantina. Invirtió 236 millones de euros.

En agosto de ese mismo año, es decir, apenas ocho meses después de ser presentado en sociedad, Harrah’s hacía las maletas y abandonaba el proyecto debido a la delicada la situación económica de España y al estallido de su burbuja. Invertir en ‘ladrillo’ español había dejado de ser un negocio rentable. Sin Harrah’s y su hotel, todo el planeamiento se esfumó. Los terrenos sobre los que iba a levantarse el complejo no solo no valían nada, sino que detrás de ellos había muchas deudas, la mayoría contraídas con Caja Castilla-La Mancha, la primera caja de ahorros en quebrar. Antes de su espantada, los estadounidenses apenas habían desembolsado 38 millones y nadie estaba dispuesto a coger el guante que dejaban.

Una curiosidad, el director para Europa de Harrah’s era entonces Andrew Tottenham, el mismo directivo que en 2012 iba a ocupar un cargo equivalente en Las Vegas Sands para pilotar el desembarco del grupo de Sheldon Adelson en España.

Los Monegros.

Los Monegros

Año: 2007

Inversor: International Leisure Development (IDL)

Inversión prevista: 17.000 millones

Lugar: Ontiñena (Huesca)

Empleos: –

Apenas un año después del fracaso del Reino de Don Quijote, el socialista Marcelino Iglesias, que entonces presidía el Gobierno de Aragón, recibió en su mesa el proyecto faraónico de International Leisure Development (IDL). Un complejo que iba a construirse en el desierto de Los Monegros, en concreto, en la localidad de Ontiñena (Huesca).

IDL puso sobre la mesa de los aragoneses 32 casinos —Adelson pediría cinco años más tarde licencia para seis—, cinco parques temáticos, 72 hoteles, 232 restaurantes, 500 comercios, museos, réplicas del Pentágono, de las pirámides de Egipto y de un templo romano, campos de golf, hipódromos y una plaza de toros. Todo ello bajo la marca Gran Scala. Por si todo eso fuera poco, también se construiría un embalse, una playa y un parque acuático, además de un intercambiador ferroviario y una gran superficie comercial especializada en ‘outlets’.

El proyecto esperaba atraer, a un complejo situado en medio del desierto, a 25 millones de turistas al año. En total se iban a ocupar más de 2.000 hectáreas, cuyas opciones de compra se iban a abonar a plazos a los agricultores propietarios. La inversión total iba sumar 17.000 millones de euros, tanto como Eurovegas.

Tal y como reveló El Confidencial, IDL no tenía experiencia en el mundo del juego. De hecho, se trataba de un conglomerado de empresas con sedes o que operaban a través de paraísos fiscales como Chipre o Mónaco. El paraguas legal era el de Sociedad Pública Limitada (PLC) con sede en Londres. La compañía no tenía ingresos recurrentes y apenas tenía capital.

El Ejecutivo aragonés se plegó a sus exigencias y en 2009, dos años después de que los planes de ILD se hubiesen presentado en sociedad, aprobó la denominada Ley de Centros de Ocio de Alta Capacidad. No fue suficiente para que el proyecto echara a andar. En 2011 agonizaba y a finales de ese año el sueño se esfumaba. Como avanzó este diario, ILD, solo había abonado 1,2 millones a los agricultores y vecinos de Ontiñena y quedaban pendientes otros 7,7 millones.

En febrero de 2012 venció el plazo del siguiente pago a los propietarios de las tierras. Pero los fondos se habían agotado. Los vecinos que habían cobrado los 1,2 millones se quedaron con el dinero y volvieron a cultivar sus fincas en barbecho, como habían hecho siempre.

Eurovegas.

Eurovegas

Año: octubre 2012

Inversor: Sheldon Adelson

Localización: Alcorcón (Madrid)

Inversión prevista: 14.200 millones de euros

Empleos: 200.000, 92.000 solamente en la primera fase

Era el 15 de octubre de 2012. La expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre, que apenas un mes antes había presentado su dimisión de manera inesperada, dejando a Ignacio González al frente del Gobierno regional, invitaba al matrimonio Adelson a una cena privada en su casa. Era la víspera de la reunión oficial que mantendrían a la mañana siguiente el nuevo equipo de gobierno y la comitiva de Sheldon Adelson recién llegada desde Las Vegas para presentar a todos los madrileños su mega proyecto para Madrid, Las Vegas Sands, que la propia Aguirre había impulsado.

El proyecto debía haber comenzado a construirse a finales de 2013, debería haberse inaugurado la primera fase del complejo y en 2022 estaría acabado, aunque no se inauguraría hasta 2025.

Sin embargo, nunca se puso la primera piedra. Ni siquiera llegaron a comprarse los terrenos sobre los que se iba a levantar Eurovegas. Sus exigencias legales y económicas nunca recibieron el visto bueno de las autoridades. El Gobierno central dijo no a modificar la ley antitabaco para que se pudiera fumar en sus casinos o que la Comunidad de Madrid le rebajara del 10% al 1% el impuesto sobre el juego.

El Ejecutivo tampoco estuvo dispuesto a asumir las pérdidas en caso de que el proyecto fracasara. Adelson también quería poder recuperar toda la inversión realizada si cambiaban las condiciones del proyecto en mitad de su construcción o recibir una compensación económica si finalmente no llegaba a construirse. Condiciones innegociables pero que el Gobierno, la Comunidad de Madrid e incluso la Comisión Europea rechazaron de manera unánime.

El magnate estadounidense también exigía que ningún otro operador o inversor pudiera hacerle la competencia en una extensión razonable y, como última exigencia, pedía financiación pública para el desarrollo del proyecto. De hecho, Las Vegas Sands aportaría el 30% del capital, unos 6.000 millones de euros, y la Comunidad de Madrid debía aportar el resto.

Sus exigencias no se vieron cumplidas y Adelson tiró la toalla. Hizo las maletas y puso rumbo a Japón.

BCN World.

BCN World

Año: septiembre de 2012

Inversor: Veremonte (Enrique Bañuelos), primero y Melco Crown y Hard Rock Café, después

Inversión: 4.750 millones

Lugar: Tarragona (Cataluña)

Empleos: 30.000 en la primera fase

Prácticamente al mismo tiempo que en Madrid se planteaba Eurovegas, en Cataluña reaparecía en acción Enrique Bañuelos (expresidente de Astroc) al frente del grupo brasileño Veremonte. Su proyecto fue bautizado Barcelona World, aunque iba a estar ubicado en Tarragona, muy cerca de Portaventura y sobre unos terrenos propiedad de La Caixa. Contemplaba levantar seis hoteles y casinos por 110 millones de euros. A finales de 2014, la Administración catalana aseguraba que se había ha firmado una opción de compra por los suelos.

En mayo de 2014, casi dos años después de presentar su proyecto, Bañuelos dio entrada al grupo asiático del juego Melco Crown, quien acordaba con Veremonte un derecho de compra de hasta el 20% de las acciones del parque temático que se abriría en el complejo, convirtiéndose en uno de los primeros inversores que encontró Bañuelos para financiar su proyecto. Melco Crown y Hard Rock Café —que también entró como inversor— acabarían convirtiéndose en los principales promotores del proyecto que pasaría a tener dos casinos-hoteles con 800 habitaciones cada uno. El sueño de Bañuelos acabó, pues, sobre la mesa de dos multinacionales del juego —una china y otra estadounidense—.

ERC, que ahora controla la gestión de la administración catalana, siempre ha sido contrario al proyecto. Y el vicepresidente de la Generalitat y responsable del área de economía y hacienda, Oriol Junqueras, ya advirtió que quería revisar y reducir la superficie de BCN World. Lo logró este verano al conseguir reducir la superficie de los casinos a la mitad —de 60.000 a 30.000 metros cuadrados—, mientras que el espacio dedicado a hoteles se reducía un 20% —desde 600.000 a 480.000 metros edificables— y se introducía un cambio significativo para mitigar el impacto visual del complejo reduciendo la altura máxima de los edificios de los 90 a los 75 metros de altura. El nuevo BCN World se construiría sobre 750.000 metros cuadrados edificables y no de un millón, como estaba previsto inicialmente.

En la actualidad, el proyecto prácticamente se ha evaporado ya que en marzo de este año ambas compañías presentaban un proyecto conjunto de ocio y juego en la isla de Chipre, a 2.900 kilómetros de Tarragona, lo que apuntaría a una pérdida de interés en el proyecto español.

Wang Jianlin, presidente del Grupo Wanda.

Aluchina

Año: enero 2015

Inversor: Grupo Wanda

Inversión: 3.000 millones de euros

Localización: Aluche (Madrid)

Empleos previstos: –

El último de los grandes fracasos fue el del magnate chino Wang Jianlin, presidente del Grupo Wanda, cuyas inversiones inmobiliarias en España no han estado exentas de polémica y problemas (Edificio España y Operación Calderón). A principios de 2015 también anunció Jianlin a bombo y platillo que quería montar en Madrid su particular Eurovegas. Un complejo de ocio enfocado fundamentalmente a familias, sin casinos —que tanto rechazo suscitaron en el proyecto de Adelson—. Contemplaba la construcción de entre 10.000 y 15.000 pisos de lujo, hoteles, espacios comerciales, recintos para espectáculos y parques de ocio.

El proyecto estaba pensado para los terrenos de la operación Campamento que eran y son propiedad del Ministerio de Defensa. Para hacerse con ellos, Defensa debería haberlos sacado a subasta pública, lo que finalmente no sucedió a pesar de haber manifestado públicamente que sí lo haría. Y Wanda debería haber pujado por ellos. Es decir, el grupo chino no podía comprarlos directamente a Defensa sino que debía acudir a un proceso de subasta pública al que podían acudir otros interesados.

Wanda mantuvo un primer contacto con el Gobierno regional en la Real Casa de Correos de la Puerta del Sol, sede del gobierno autonómico. Durante algo más de una hora y media, el hombre de confianza del magnate asiático explicó a las autoridades regionales sus planes para los casi nueve millones de metros cuadrados que tiene la zona.

La comunidad estaba dispuesta a apoyarlo hasta el final tal y como llegó a reconocer públicamente el presidente Ignacio González, mientras que las conversaciones con el equipo de Ana Botella, que entonces aún era la alcaldesa de Madrid, iban por buen camino. Sin embargo, algo cambió en mayo de ese año. Ahora Madrid se hizo con el control del consistorio y comenzó a examinar con lupa todas las operaciones inmobiliarias en marcha en la capital.

El gran encontronazo con Wang Jianlin se produjo ante el empeño del Grupo Wanda de tirar abajo el Edificio España y así poder levantar un nuevo edificio que acogiera viviendas de lujo, un hotel y un centro comercial. En diciembre de 2015, justo antes de las elecciones generales del 20D, Wanda desistía del proyecto al considerar estratosféricos los precios que el Ministerio de Defensa pedía por sus suelos y debido a que, tal y como manifestaron, no vieron ninguna intención de facilitar la inversión por parte del Ayuntamiento de Manuela Carmena.

Source:: El Confidencial Vivienda

LinkedInFacebookTwitterGoogle+PinterestShare

Sorry, the comment form is closed at this time.