We offer all the tools necessary for landing the full scope of business you really deserve.
Feel free to call us: +34 617 369 878

alerta roja: ¿qué pasará en el resto del mundo si se detiene el sector inmobiliario chino?

Posted by: In: Inmobiliaria 28 Oct 2014 Comments: 0 Tags: , , , , , , ,
.
image_credit:
autorizado

Las famosas fotos de ciudades chinas llenas de imponentes edificios que crecen como setas gigantes parece que ya no van a ser tan comunes. Los últimos datos indican que la economía china no crece como se esperaba. Claro que seguimos hablando de cifras que le dejan a uno boquiabierto.

El Primer Ministro chino Li Keqiang ha previsto que la economía crezca este año un 7,5% pero los datos hasta el segundo trimestre indicaban que ‘solo’ creció un 7,4%. Acostumbrada a crecer por encima del 9%, estas cifras revelan que algo está pasando en la segunda mayor economía del planeta.

Una de las primeras manifestaciones de esa caída es el sector inmobiliario. Las ventas de viviendas han caído casi un 11% entre enero y agosto, según los datos oficiales recogidos por el diario ‘El País’. El peso del sector inmobiliario en la economía china es nada menos que del 30%. Una ligera caída puede tener unas consecuencias terribles para el empleo.

Para hacerse una idea de la descomunal importancia del sector inmobiliario chino he aquí unas cifras apabullantes: el ritmo de construcción de vivienda residencial en los últimos años ha sido de 1.800 millones de m2 al año.

Puesto en perspectiva: un tercio de lo que se construía en el mundo se hacía en China, según un informe elaborado en 2013 por el centro para la pequeña y mediana empresa europea. (EU SME Centre, que se puede ver consultando aquí).

En el mismo informe se dice que el 55% del cemento consumido en el mundo se produce o se usa en China, donde cada dos semanas se construye un espacio en m2 equivalente a la ciudad de Roma, y en un año, un espacio equivalente a España.

Pues bien, cualquier variación a la baja o ralentización de esas magnitudes puede tener un impacto notable en la economía mundial porque significaría menos consumo de materiales de construcción, de materias primas como hierro, cobre o aluminio, y menos capacidad de compra.

“Las materias primas cayeron por tercera semana consecutiva a su nivel más bajo desde julio de 2009, dado que la información económica apuntaba hacia una continua debilidad en China”, afirmaba para la página Tradingfloor.com Ole Hansen, vicepresidente de trading de Saxo Bank.

Si los precios de esas materias primas siguen hundiéndose afectarían a cientos de miles de puestos de trabajo en industrias de extracción y de fabricación de materiales. ¿Será ese uno de los próximos cisnes negros, como ya escribíamos en idealista hace unos días?

El problema, según los economistas, es que la economía china tiene un modelo basado en las exportaciones. Pero ese modelo tiene ahora tres amenazas: la debilidad económica de Europa, uno de sus principales mercados; la debilidad económica de Latinoamérica, otro importante mercado; y sobre todo, que Estados Unidos no está comprando tantas cosas a china.

El déficit comercial de EEUU con China se incrementó hasta tasas brutales a principios de la pasada década. Pero en los últimos años no solo ha disminuido de ritmo, sino está decreciendo. Por ejemplo, entre enero y agosto del año pasado, este déficit comercial ascendió a 238.428 millones de dólares. Este año, en el mismo periodo, es de 216.277 millones, según la Oficina de Censo de EEUU (Census Bureau). Eso significa una caída de casi el 10%.

Para amortizar todas esas caídas, el gobierno chino está tratando de hacer una economía más sostenible volcándose con su mercado interior, el más grande del mundo: facilitar las hipotecas, aumentar las obras de infraestructura e inyectar dinero en los bancos.

Source: Idealista

LinkedInFacebookTwitterGoogle+PinterestShare

Sorry, the comment form is closed at this time.