We offer all the tools necessary for landing the full scope of business you really deserve.
Feel free to call us: +34 617 369 878

Casas pasivas: la clave para reducir tu consumo de energía

Posted by: In: Inmobiliaria 12 Apr 2018 Comments: 0 Tags: , , , , , , ,
.

Aunque no estés acostumbrado a escuchar su nombre, las casas pasivas llevan tiempo ayudando al ecosistema.

Surgidas hace ya varias décadas, su principal característica es que su consumo de energía es muy bajo comparado con una construcción tradicional. Casi nulo, de hecho. La compañía House Habitat, especialista en la construcción de este tipo de inmuebles, las define como “viviendas eficientes energéticamente, ecológicas y sanas, en las que se utilizan los recursos de la arquitectura bioclimática combinados con una eficiencia energética muy superior a la construcción tradicional”.

Su principal secreto es su aislamiento, sin puentes térmicos. Son casas herméticas que se nutren de la luz y del calor del sol. Y que huyen de los tradicionales sistemas de calefacción. La estructura de las casas pasivas, así como sus puertas y ventanas, están diseñadas para que no se escape el calor. Y para aprovechar al máximo la luz solar. De manera que se disfruta de iluminación natural y se consigue una temperatura agradable en el interior.

Gracias a su diseño inteligente, a su orientación estratégica y al uso de sistemas de calefacción alternativos como suelos radiantes, los sistemas tradicionales de calefacción, refrigeración y alumbramiento son casi innecesarios.

Confort y ahorro van de la mano

Lógicamente, para que la arquitectura sea eficiente es necesario realizar un estudio a conciencia de la vivienda. Y del entorno. Nos referimos a clima, orientación de la luz del sol, etcétera. Gracias a su diseño bioclimático, el consumo de energía se reduce exponencialmente.

Para que un inmueble sea considerado como una casa pasiva, su demanda de energía calorífica no puede exceder de los 15kWh por metro cuadrado al año. Una cifra muy inferior al consumo de una vivienda tradicional. Así lo especifica el Passive House Institute (PHI), fundado en 1996, que ha tenido un papel crucial en el desarrollo del concepto de las casas pasivas. Hasta tal punto que otorga certificaciones a aquellos inmuebles que cumplen con sus criterios.

Según el PHI, para que una construcción ostente esta certificación, además, “la energía total usada para todas las aplicaciones domésticas (calefacción, agua caliente y electricidad) no debe superar los 60 kWh por metro cuadrado” al año.

En cuanto a la temperatura interior, las casas pasivas no solo están pensadas para ser amables con el medio ambiente. Sino para que estés a gusto en ellas. Este tipo de inmuebles mantienen una temperatura constante y agradable tanto en invierno como en verano. La temperatura del interior no puede superar los 25 grados durante más del 10 % de las horas del año, según los estándares del PHI.

Además, se utilizan sistemas de renovación del aire que evitan que se escape el calor, a diferencia de lo que ocurre con las viviendas tradicionales. De esta manera, no necesitas abrir las ventanas para ventilar. Y evitas aumentar el uso de la calefacción.

El coste de construir casas pasivas

Construir una casa con estas reglas suele implicar un sobrecoste. Básicamente porque se requiere un mejor aislamiento y un sistema de ventilación distinto del tradicional. No obstante, si tienes en cuenta el ahorro que supone, la inversión se rentabiliza en pocos años.

Además, no olvides que para disfrutar de una vivienda de este tipo no hay que partir de cero, sino que puedes reformar un inmueble antiguo para adaptarlo a los estándares de las casas pasivas, mejorar su eficiencia energética y convertirlo en un recinto amable con el medio ambiente. Al fin y al cabo, si se reduce el consumo de energía, también se reduce la emisión de CO2.

Actualmente, existen préstamos personales especialmente diseñados para reformar hogares con la vista puesta en el ecosistema, señalan desde el comparador de productos financieros HelpMyCash.com. Se trata de préstamos verdes cuyo objetivo es mejorar la eficiencia energética de un inmueble. Sustituir electrodomésticos antiguos por nuevos menos contaminantes, instalar placas solares, etcétera.

Este tipo de créditos ecológicos puedes contratarlos, a veces, con tipos de interés no solo por debajo de la media. Sino mejores que los de los préstamos tradicionales.

Los mejores préstamos que existen

Bigbank lleva tiempo apostando por los ecopréstamos. Su préstamo verde permite financiar proyectos como la instalación de paneles solares o la adquisición de electrodomésticos ecológicos con un tipo de interés del 6,74 % (6,97 % TAE). Y sin comisión de apertura ni productos vinculados.

También Bankia dispone de un préstamo verde, bautizado como Crédito Sostenible, sin comisión de apertura y al 6 % TIN (6,17 % TAE). Entre sus principales funciones destaca la de realizar reformas que te permiten mejorar la eficiencia energética del inmueble.

Aunque, sin duda, uno de los más competitivos es el préstamo para la mejora de la eficiencia energética de Caixa Ontinyent. Cuyo tipo de interés se reduce (el más bajo es del 2 % TIN), en función del grado de eficiencia que quieras lograr.

La entrada Casas pasivas: la clave para reducir tu consumo de energía se publicó primero en Fotocasa.es Blog.

Source:: Fotocasa

LinkedInFacebookTwitterGoogle+PinterestShare

Sorry, the comment form is closed at this time.