We offer all the tools necessary for landing the full scope of business you really deserve.
Feel free to call us: +34 617 369 878

El auge del esparto: cómo usar este material en la decoración de tu casa

Posted by: In: Inmobiliaria 28 Apr 2016 Comments: 0 Tags: , , , , , , ,
.
Sillones de esparto

El auge del esparto tiene su principal exponente en divertidas piezas para decorar como los trofeos de animales. Fusionados con muebles retro y piezas de diseño, estos objetos de un nuevo estilo rústico mucho más audaz dan lugar a mezclas eclécticas y desenfadas. Hemos hablado con jóvenes artesanos que han recuperado un oficio prácticamente extinguido. El comercio electrónico es su gran aliado para vender dentro y fuera de nuestras fronteras.

[Lea aquí: Cómo combinar lo moderno con lo ‘vintage’]

El esparto ya no es el material humilde que era. Cuando casi estaba a punto de extinguirse el viejo oficio de espartero en España, nuevos creadores lo han retomado para fabricar bellísimas alfombras, como las del diseñador Martín Azúa, o cabezas de animales, como las del artista extremeño Javier Sánchez Medina.

La vieja tradición del esparto también ha regresado a la decoración de nuestras casas de la mano de divertidos objetos como cabezas de animales y cactus hechos en este material, que se mimetizan con muebles retro y piezas de diseño para conseguir un estilo decorativo audaz y ecléctico.

Trofeos ecológicos de esparto, alfombras redondas, luminarias, espejos, cabeceros y asientos de nueva factura han sustituido en los talleres de los esparteros a los viejos aventadores de chimenea que se usaban para avivar las llamas en el hogar o a los cestos para hacer acopio de leña junto a la lumbre.

Hoy, los viejos objetos familiares de esparto son codiciados tesoros que cuelgan de las paredes de las casas rurales o se han transformado en contenedores para mantas y revistas. Sin embargo, paralelamente, jóvenes emprendedores han recuperado la industria del esparto con nuevos objetos decorativos muy valorados dentro y fuera de nuestras fronteras.

Espartéame

“En el pasado, los objetos de esparto formaban parte de la cultura popular. En las casas solía haber capazos de esparto, alfombras o aventadores”, explica Alejandro Sevilla del Baño, el joven artesano murciano que se ha lanzado a la aventura con una tienda online de objetos de esparto: Espartéame.

Hace unos años, el plástico reemplazó a la mayoría de los viejos objetos de esparto, puesto que se abarataban los costes de producción. “Y así, una industria con la que ya comerciaban los fenicios, y que sustentó a miles de familias en el campo durante décadas, se fue progresivamente abandonando hasta quedar reducida al ámbito de la construcción, donde el esparto es empleado en el trabajo de la escayola”, cuenta este espartero.

¿Qué es el esparto?

Pero, ¿qué es exactamente el esparto? Se trata de una fibra natural procedente de plantas silvestres del grupo de las gramíneas que, convenientemente secada y luego humedecida con agua, se transforma en un material flexible que se trenza para fabricar diferentes objetos o se utiliza para hacer cuerda.

Estas plantas crecen en zonas secas y paisajes áridos típicos, aunque no exclusivos, del sureste de España. De hecho, la cultura del esparto es compartida por ambas orillas del Mediterráneo, en España y Marruecos.

Esparto, material que antes se usaba en la agricultura

El trabajo del esparto es un proceso largo, que comienza con la cosecha manual de las matas entre mayo y octubre. “Después se deja secar unos 25 días para que pierda la humedad y adquiera su característico color dorado”, explica Alejandro Sevilla del Baño.

“Una vez seco –añade Javier Sánchez Medina, artista del esparto con taller propio en la calle Escorial, en el madrileño barrio de Malasaña–, se clasifica para ‘soga’ o ‘pleita’. Y se humedece de nuevo para hidratarlo y hacer de él un material flexible que se pueda trabajar con facilidad.

El esparto para ‘soga’

El esparto para ‘soga’ o esparto picado necesita un procesado previo: las madejas de esparto se golpean sobre una gran piedra para que se deshilachen, según explica Alejandro, artesano de Espartéame. De esta forma se obtiene una fibra muy fina y suave con la que se fabrica cordel.

Soga de esparto

Con estas bobinas hechas a base de pleitas cosidas entre sí se pueden realizar múltiples objetos para decorar la casa, entre ellos esteras redondas como ésta que vemos fabricando a mano a José Luis Fernández, cuarta generación de esparteros de Espartería Aljarafe Persianas.

Persianas de esparto, última moda

Las persianas de esparto tienen una larga tradición para proteger del sol las casas de campo en sustitución de los modernos toldos. Por un lado, no desentonan con la estética rústica de las fachadas y, por otro lado, son perfectas para regular la entrada de luz y calor en el interior gracias a su grosor y al efecto aislante, y a la vez transpirable, del material. Por eso se utilizan de forma tan frecuente en balcones, terrazas y porches de haciendas, chalés y balcones.

Tanto las persianas de esparto de enrollar como las que se dejan fijas son perfectas para aportar un agradable estilo rústico a los espacios al aire libre. En Espartería Aljarafe Persianas son el artículo estrella. Tanto en este taller de artesanía del esparto como en Espartería Juan Sánchez se pueden fabricar a medida.

Pero ha sido la falsa taxidermia en esparto la que ha acaparado la atención de los creadores de tendencias y de las revistas de decoración. Y es que los “trofeos ecológicos”, como los denomina Javier Sánchez Medina, son la pieza de moda. “Se trata de cabezas de animales trabajadas en pleita de forma 100% artesanal, que en mi caso son la pieza más demandada de todas mis creaciones”, asegura el joven artista extremeño.

Cabezas de burro y cactus

También las cabezas de animales son el producto estrella de Espartéame, “especialmente la de burro”, afirma Alejandro Sevilla de Baños. Sus trofeos ya forman parte de la decoración de muchos locales de moda, amén de decenas de casas de particulares de muchos países del mundo.

Cabezas de burro de esparto, la última moda en decoración

Este joven emprendedor del esparto nos cuenta cómo comienza la elaboración de una pieza: “Los diseños surgen de la imaginación de cada artesano, y se realizan diversos prototipos, primero en papel y luego en esparto”, comenta Alejandro Sevilla del Baño desde su cuartel general en Mula, Murcia. “Más tarde se decide cuál es el diseño óptimo para cada idea”.

Otro de los superventas en pequeñas piezas de decoración son los cactus de esparto en diferentes tamaños, como éstos de Espartería Aljarafe Persianas. También los cabeceros de cama, los asientos tipo puf con modernos diseños y los espejos con marco de esparto trenzado.

¿A qué se puede atribuir el auge de las piezas de decoración hechas de esparto? “Creo que se empieza a valorar lo hecho a mano. Afortunadamente hay un gusto creciente por ello”, responde Javier Sánchez Medina desde su taller de la calle Escorial 28, en el barrio de Malasaña, en Madrid.

Por eso, iniciativas como Simple, una tienda de Valencia con objetos de siempre, triunfan a través de internet, comercializando, entre otras cosas, piezas de artesanía en esparto.

Antes, el esparto se usaba sobre todo para fabricar utensilios agrícolas como los serones, que repartían por igual la carga a lomos de burros y mulas en las faenas del campo. Hoy, la misma función, podemos verla en una divertida moto. Al fin y al cabo, no ha pasado tanto tiempo entre una época y otra.

Fotos cortesía de José Luis Fernández “El Espartero”. Espartería Aljarafe Persianas.

Si te interesa saber más sobre la cultura del esparto en España puedes acudir al Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico.

Más información de decoración en Houzz

Source:: El Confidencial Vivienda

LinkedInFacebookTwitterGoogle+PinterestShare

Sorry, the comment form is closed at this time.