We offer all the tools necessary for landing the full scope of business you really deserve.
Feel free to call us: +34 617 369 878

el impulso independentista de cataluña pone en peligro la recuperación del sector inmobiliario

Posted by: In: Inmobiliaria 19 Nov 2014 Comments: 0 Tags: , , , , , , ,
.
image_credit:
gtres

La independencia de Cataluña, apoyada por el 81% de quienes votaron en la consulta alternativa ciudadana del pasado 9 de noviembre, podría poner en peligro el crecimiento de la economía local, sustentada en uno de los pocos mercados inmobiliarios españoles en clara recuperación.

La salida del euro, una rebaja en la calificación de la deuda o el éxodo de bancos y otras empresas serían las posibles consecuencias de una secesión del Estado Español. Como poco, socavaría la resurrección del sector ‘retail’ de Barcelona, la segunda ciudad más demandada por los inversores en inmuebles comerciales por detrás de Madrid, según asegura Patricio Palomar, director de estrategia de CBRE en España. Además, Palomar apunta que el mercado de vivienda, que está comenzando a recuperarse después de siete años de caídas, también sufriría.

“La independencia sería un auténtico desastre para el mercado residencial”, afirma el directivo de CBRE durante una entrevista en Madrid. “Todo el stock de vivienda tendría que asimilarse internamente porque los inversores suelen evitar comprar propiedades con riesgo cambiario”, explica.

La consulta del 9 de noviembre, prohibida por el Tribunal Constitucional, ha sido la última expresión de cuatro años de resurgimiento del sentimiento independentista en Cataluña, una región de 7,4 millones de personas, más o menos el tamaño de Bélgica. Aunque el camino a la secesión sería muy largo, las primeras consecuencias de flirtear con esa idea se comenzaron a ver inmediatamente después de las votaciones, cuando Fitch rebajó la deuda de Cataluña a ‘bono basura’ por la incertidumbre política.

Recuperación incipiente

“La calificación de ‘bono basura’ supone que los consejo de muchos fondos vetarán automáticamente la inversión en activos comerciales”, reconoce Palomar. “El mercado residencial, que se encuentra en un momento de incipiente recuperación, sufrirá en la medida que los bancos se trasladen fuera y la oferta de financiación se contraiga”, prevé.

El valor de los 1.300 millones de euros en bonos con un interés del 4,75% repagables en junio de 2018 se ha desplomado desde que el pasado mes de junio la llamada a la independencia fijó fecha para la votación. Actualmente se intercambian al 107,81% de su valor nominal, cuando la primera semana de septiembre llegaban al 111%.

“Los precios del sector inmobiliario caen tras los de los bonos”, asegura Nicholas Spiro, director de la compañía de inversión Spiro Sovereing Strategy de Londres, que además asegura que “el hecho de que vaya a haber más incertidumbre es inquietante”.

La oposición de Rajoy

El presidente de la Generalitat Catalana, Artur Mas, planea usar los resultados de la votación para forzar al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a negociar el camino a la independencia. Rajoy se opone a cualquier tipo de avance sobre la materia.

La votación de este mes se celebró en medio de la mayor crisis institucional desde el inicio de la democracia hace 36 años. El desempleo se sitúa en el 24% de la población activa, la segunda mayor tasa de la UE por detrás de Grecia, y las acusaciones de corrupción han erosionado la confianza en el Gobierno.

Antes del sufragio, Rajoy aseguró que los tribunales y la policía impedirían que se celebrase. Al final no hizo nada cuando más de 1.000 urnas abrieron a lo largo y ancho de la región para evitar que el sentimiento separatista de los catalanes fuese en aumento. Rajoy planea visitar Cataluña el próximo 29 de noviembre para dar una “mejor explicación” de sus argumentos contra la independencia.

La inversión en activos comerciales se duplicó en la primera mitad del año hasta los 3.230 millones de euros, de acuerdo con los datos recogidos por CBRE. Madrid se llevó la mejor parte, con un 60% del total, mientras que Barcelona pensaba en recuperar parte del terreno antes de final de año, según Palomar.

El mercado de ‘retail’ español vivió su pico en 2007 cuando la inversión superó los 10.100 millones de euros. CBRE estima que este año se cerrará con una inversión cercana a los 9.000 millones.

Efectos secundarios

Mientras los inversores continúan comprando activos en Cataluña, algunos comienzan a valorar los potenciales efectos secundarios de una ruptura con el resto de España, asegura Jeff Greensmith, fundador de la inmobiliaria con sede en Tarragona fincasdirect.com.

“Los clientes nos preguntan cuáles son las probabilidades de que Cataluña se independice”, asegura Greensmith, cuya empresa se especializa en vender viviendas a inversores extranjeros. “Serían un par de años complicados. La independencia tendría un impacto directo sobre los precios de los inmuebles, pero no sería una catástrofe”, afirma.

Al romper los lazos con España, las instituciones financieras catalanas se verían obligadas a funcionar sin el amparo del Banco Central Europeo, asegura Palomar. Esa circunstancia complicaría al gobierno regional el financiarse con la venta de bonos.

Terrible impacto

“Esta circunstancia tendría un terrible impacto sobre la economía local que se filtraría al mercado inmobiliario”, reconoce el director de estrategia de CBRE. Cataluña es responsable del 18% del PIB español.

Los líderes políticos españoles han tenido que lidiar con las peticiones de independencia de distintas regiones desde hace décadas. Cataluña ha solicitado la independencia periódicamente desde hace 300 años, sufriendo continuos reveses durante todo este tiempo.

El general Franco prohibió el idioma catalán cuando llegó al poder en 1939 tras la Guerra Civil. La región no pudo contrarrestar esta medida, o recuperar el control sobre su educación o sanidad, hasta la muerte de Franco en 1975.

Incluso entonces, Cataluña no consiguió el poder para gestionar sus impuestos como sí había logrado el País Vasco, donde ETA había asesinado a más de 800 personas a lo largo de sus cuatro décadas de campaña de independencia. Aunque ETA ya se ha desarmado, el Gobierno Vasco sigue buscando una mayor autonomía sobre sus finanzas.

El voto escocés

Después de que Escocia votase a favor de permanecer en el Reino Unido, Cataluña es la región europea con mayores probabilidades de lograr la independencia. Los líderes de la UE ya han avisado de que el nuevo país independiente tendrá que solicitar de nuevo el ingreso en el euro, sin garantías de éxito.

Barcelona, la segunda mayor ciudad del país, está saliendo de una crisis de seis años en mejores condiciones que la mayoría del resto de localidades. En el primer trimestre de 2014, los precios de las viviendas crecieron un 1,5% interanual, según los datos de idealista.com, lo que supone el primer incremento de precios entre las 11 mayores ciudades españolas desde 2007.

En el resto de Cataluña, la historia es diferente. La región tiene un excedente de 277.000 viviendas, un 16% del total, lo que la convierte en la segunda comunidad española con mayor stock de inmuebles, solo por detrás de Andalucía, según los datos de Acuña & Asociados. En septiembre Cataluña fue una de las dos únicas regiones del país en la que cayeron las ventas, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

¿Nueva Moneda?

Si Cataluña sigue su propio camino, el crédito hipotecario se contraerá a medida que los bancos salgan de la región, según Palomar. Los propietarios con enormes préstamos en euros podrían ver lastrada su capacidad de pago si se adopta una nueva moneda, aseguran desde CBRE.

“Hay una incertidumbre excesiva sobre lo que va a suceder”, asegura José García-Montalvo, profesor de economía de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. Asegura que el futuro del mercado inmobiliario e hipotecario dependería “completamente” de si al nuevo estado independiente se le autoriza a usar el euro.

“Es una incógnita. Todo el mundo, desde el BCE hasta el Banco de España, ha asegurado que debería salir del euro, pero nadie en la UE quiere una economía del tamaño de la catalana fuera del euro”, asegura.

Los inversores, sin inmutarse

Hasta el momento, los inversores siguen sin inmutarse sobre la posibilidad de una ruptura por parte de Cataluña, según Palomar. La razón está en que los activos son allí más baratos que en otras ciudades europeas y que la mayoría de los inversores dudan de que se logra finalmente la independencia.

En la ‘encuesta de intención de los inversores 2014′ de CBRE, Barcelona se situó por primera vez entre las 10 ciudades preferidas. Madrid se situó segunda, solo por detrás de Londres.

En Julio Blackstone, uno de los mayores fondos de inversión del mundo, compró 6.400 millones en préstamos hipotecarios de activos concentrados en Cataluña a CataluñaCaixa por 3.6000 millones de euros.

Ese mismo mes, el Gobierno catalán vendió 13 propiedades comerciales a la aseguradora Zurich en el modelo de ‘sale &leaseback’ por valor de 201 millones de euros. Nadie pujó por esas propiedades en la primera subasta y Zurich fue el único postor en la segunda.

Un año antes, el gobierno regional vendió otros 13 edificios a Axa Real Estate por 172 millones de euros, con una rentabilidad del 9,5%.

“Axa y Zurich son conservadores, dos inversores que huyen del riesgo”, afirma Palomar. “En cualquier caso, lo que denota esa rentabilidad es que todo el ruido independentista está tirando los precios hacia abajo y dañando los intereses del vendedor”, concluye.

Source: Idealista

LinkedInFacebookTwitterGoogle+PinterestShare

Sorry, the comment form is closed at this time.