We offer all the tools necessary for landing the full scope of business you really deserve.
Feel free to call us: +34 617 369 878

El mundo de la cultura y los 'singles' ponen de nuevo de moda vivir en la Gran Vía

Posted by: In: Inmobiliaria 05 Jun 2015 Comments: 0 Tags: , , , , , , ,
.
Vista nocturna de Gran Vía.

Actores, directores, cantantes, músicos, parejas sin hijos, singles… Han sido, son y serán, con toda probabilidad, los futuros residentes de los pocos proyectos residenciales de lujo de la renovada Gran Vía madrileña.

Proyectos de lujo diseñados, pensados y ubicados en una zona con una enorme oferta comercial, turística, cultural y gastronómica que encaja a la perfección con las necesidades de una demanda muy concreta que, tradicionalmente, ha fijado en este transitado punto de la geografía madrileña su residencia.

Torre Madrid, Edificio España, Gran Vía 48 –antigua sede del Banco Atlántico–, Gran Vía 64 o el número 28 de la Cuesta de San Vicente –donde se ubicaba la revista Semana– son algunos de los proyectos residenciales en los que ya se han instalado o se instalarán en un futuro no demasiado lejano gente del mundo de la cultura y de la farándula o urbanitas amantes de la calle más neoyorquina de Madrid, como la definen algunos expertos.

El interés por este céntrico rincón de Madrid no es nuevo y, tras unos años de decadencia, las recientes operaciones inmobiliarias y el más que previsible lavado de cara de esta arteria comercial y turística, la Gran Vía vuelve a estar de moda. Como ya lo estuvo en el pasado, cuando Sofía Loren, Antonio Gala, Luis Buñuel o Loquillo vivían entre las cuatro paredes de los apartamentos de Torre de Madrid, el rascacielos residencial más alto de la capital.

Ahora, varias décadas después, hay quienes se adelantaron a esta resurrección y hace dos años, en plena crisis, tras la rehabilitación parcial de parte de la torre, actores como Pepe Sancho, presentadores como Ana Rosa Quintana o directivos como Luis Abril (Telefónica) compraron una de sus 127 exclusivas viviendas. Hoy en día, solamente quedan tres unidades a la venta. Y no es para menos.

El apetito por vivir en este edificio es evidente. No en vano, con sus 142 metros de altura, Torre de Madrid es el sexto edificio más alto de la capital pero el único en nuestro país que permite vivir en un rascacielos.

En el resto de estas exclusivas viviendas se mezclan famosos, anónimos, particulares e inversores. Personas a quienes les encanta el centro de Madrid y a quienes no les importa, por ejemplo, no tener garaje donde aparcar puesto que valoran mucho más vivir en el centro. Parejas jóvenes sin hijos o solteros con un poder adquisitivo bastante elevado pero que no alcanzan el estatus de millonarios ni superricos puesto que este perfil de comprador prefiere instalarse en el Barrio de Salamanca, donde están dispuestos a pagar más de 8.000 euros el metro cuadrado por viviendas de más de 200 metros o en La Finca, la urbanización de los nuevos ricos por excelencia.

Desde 6.000 a 14.000 euros el metro cuadrado

Esto no ha sido óbice para que algunos de los proyectos, presentes y futuros, de la Gran Vía manejen precios incluso superiores. Así, por ejemplo, la horquilla de precios que se está estudiando para las futuras viviendas del Edificio España se mueve entre los 4.000 y los 14.000 euros, mientras que en Gran Vía 48, las viviendas de alto standing se han estado comercializando por encima de 10.000 euros. Desde los 3.190.000 euros por un dúplex de 310 metros cuadrados hasta un piso de 50 y una sola habitación, de 550.410 euros.

Precios que, sin embargo, despiertan ciertas dudas entre algunos expertos, y que contrastan por ejemplo con los 5.800-6.000 euros el metro cuadrado de Torre Madrid –en 2012 los precios se movían en torno a 6.700 euros–, en consonancia con los que se manejan en el número 64 de Gran Vía. “Hace unos meses estuve viendo unas viviendas allí y ese es el precio que ponían sobre la mesa”, comenta a El Confidencial un interesado en una de estas viviendas. Para que nos hagamos una idea, en Torre Madrid, pisos entre 80 y 120 metros cuadrados se vendieron entre 400.000 y los 825.000 euros.

La Gran Vía madrileña. (Ayuntamiento de Madrid)

El resurgir inmobiliario madrileño en general y de la Gran Vía en particular ha situado de nuevo esta avenida en el punto de mira de inversores y compradores. Sin embargo, tal y como reconocen los expertos, “apenas hay producto en venta y lo que hay no se ajusta para poder desarrollar un producto residencial”.

Además de su céntrica ubicación, estos edificios cuentan con servicios exclusivos como gimnasio, piscina privada, terrazas con impresionantes vistas, club social, conserje 24 horas y todo tipo de servicios a la carta.

El renovado apetito comprador por este tipo de viviendas ha provocado también la entrada en escena de los inversores. Algunos propietarios alquilan sus viviendas por precios astronómicos a ejecutivos y directivos que viajan a la capital por motivos de negocios. Por meses, semanas o incluso por días. Por un apartamento de los de menores dimensiones, los inquilinos han llegado a pagar hasta 2.500 euros al mes.

Vivir en la Gran Vía vuelve a ser lo más fashion.

Source:: El Confidencial Vivienda

LinkedInFacebookTwitterGoogle+PinterestShare

Sorry, the comment form is closed at this time.