We offer all the tools necessary for landing the full scope of business you really deserve.
Feel free to call us: +34 617 369 878

GreenOak irrumpe en la promoción de casas a través de una 'joint venture' con Ibosa

Posted by: In: Inmobiliaria 04 Sep 2017 Comments: 0 Tags: , , , , , , ,
.
Solar adquirido por Ibosa a Oncisa en Isla Chamartín.

La construcción de viviendas sigue despertando un enorme apetito entre los fondos de inversión internacionales. Con las positivas perspectivas en torno al futuro incremento de las ventas —este año se romperá la barrera del medio millón de unidades vendidas, según BBVA— y de los precios durante los próximos ejercicios, el sector se encuentra en el punto de mira. El último en probar suerte con la promoción residencial ha sido el estadounidense GreenOak, que acaba de crear una ‘joint venture’ con la gestora de cooperativas Grupo Ibosa, uno de los actores más activos del sector en Madrid en los últimos años.

Según ha podido saber El Confidencial de fuentes cercanas a las negociaciones, ambas compañías acaban de unir sus fuerzas —su capital y su ‘know how’ en la construcción— y han puesto en marcha un vehículo que invertirá principalmente en el mercado residencial español y en las principales ciudades de España.

Esta ‘joint venture’ ha materializado ya su primera operación en la capital. Se trata de un rascacielos residencial en Isla Chamartín, un reducido triángulo inmobiliario acotado por la M-11, la A-1 y la avenida de Manoteras, donde en septiembre del año pasado, Grupo Ibosa compró por algo más de 30 millones de euros un solar a Oncisa. La inversión total de este proyecto, según las fuentes consultadas, superará los 80 millones de euros. Se trata de algo más de 7.000 metros cuadrados y una edificabilidad de casi 17.000 (está compuesto por dos parcelas) sobre los que se levantarán una torre de 75 metros y 20 plantas y dos bloques de pisos que albergarán más de 200 viviendas, según adelantaba ‘El Mundo’, con unos precios que se moverán entre los 200.000 y el millón de euros.

GreenOak es el último de los grandes fondos internacionales en irrumpir en la construcción de viviendas. El primero en dar oficialmente el salto fue Lone Star, que compró a finales de 2014 a Kutxabank su inmobiliaria Neinor con el objetivo de convertirla en la mayor promotora de casas de España. La compañía cuenta con 4.300 viviendas en marcha y más de un millón de metros cuadrados de suelo. A finales del pasado mes de marzo, Neinor Homes debutaba en bolsa, la primera de una inmobiliaria en la última década. También destaca Aedas Homes, heredera de Vallehermoso, y detrás de la que se encuentran la socimi Merlin Properties y el fondo Castlelake, uno de los mayores propietarios de suelo en España, entre cuyos planes también figura su futura salida a bolsa.

Aunque, sin duda, el fondo que ha protagonizado la operación más sonada en este mercado ha sido Värde, que en febrero de este año compraba la promotora de Juan Antonio Gómez-Pintado, Vía Célere. Los planes de este fondo de inversión, que ya dio un paso de gigante hace dos años en el residencial, cuando se hizo con el control de San José Desarrollos Inmobiliarios, también pasan por el debut bursátil de Vía Célere.

Valdemarín, en el punto de mira

Según las fuentes consultadas, Ibosa y GreenOak están a punto de cerrar su próxima operación conjunta. Estamos hablando de la compra de varios suelos que Blackstone está a punto de adjudicarse en Valdemarín, uno de los barrios más exclusivos a las afueras de Madrid, donde las viviendas unifamiliares no bajan del millón de euros y los precios ya registran subidas de más de dos dígitos.

Los terrenos en cuestión que salieron a subasta, tal y como se publicó en el BOE, están divididos en 19 lotes de 450 metros cada uno (algo más de 8.500 metros cuadrados en total), con valores de subasta que se mueven entre 730.000 euros y algo más de 1,1 millones. Los solares pertenecían a Jardines del Hipódromo, una compañía de Inmobiliaria Monteverde, que se declaró en concurso de acreedores a finales de 2011.

Grupo Ibosa conoce a la perfección esta zona, donde cuenta con dos proyectos. Alhena Valdemarín, 36 viviendas unifamiliares vendidas completamente el año pasado en apenas unos meses, y Mirach Valdemarín, una promoción de 14 chalés de 200 metros cuadrados a partir de 893.000 euros construidos también en régimen de cooperativa, ponen de manifiesto el gran interés que despierta esta zona.

GreenOak, un fondo muy activo en España

No obstante, antes de este acuerdo con Ibosa, GreenOak ya había realizado una pequeña incursión en el mercado residencial español, ya que compró —en septiembre de 2015—, junto a los alemanes Activum ASG Iberia, Fuencarral 77, edificio propiedad de la Tesorería General de la Seguridad Social, ubicado junto a la parada de metro de Tribunal. El edificio albergará viviendas de alto ‘standing’ y también una amplia zona comercial.

Además, ha sido un fondo muy activo en el mercado inmobiliario español, con inversiones y desinversiones en otros segmentos. Así, por ejemplo, a principios de este año sacaba sus inmuebles en España a bolsa a través de una nueva socimi con un valor estimado en 144 millones. En junio de 2015, compraba cinco activos logísticos en la Comunidad de Madrid, que sumaban 200.000 metros cuadrados.

Durante los siguientes meses, el fondo se embarcó en un aluvión de operaciones que le llevó a hacerse, entre otros, con una plataforma de 14.000 metros cuadrados que se convirtió en la mayor operación logística del País Vasco en 2015; un activo de 30.000 metros cuadrados en Toledo, alquilado a Schweppes; la plataforma logística de Michelin en Seseña, que suma otros 47.000 metros cuadrados, o una cartera de 144.320 metros cuadrados repartidos entre varias propiedades de Zaragoza y Massalvés (Valencia) que compró a Prologis.

En apenas 12 meses, GreenOak cumplió su objetivo de hacerse con una cartera de 500.000 metros cuadrados que, lejos de querer desarrollar, decidió poner a la venta el año pasado para aprovechar el fuerte apetito de inversores institucionales y especialistas del sector. Pero, además, en junio del año pasado se hacía con el complejo empresarial Las Mercedes, al noreste de Madrid, tras pagar 140 millones de euros por él a Standard Life Investments. El parque, de 78.500 metros cuadrados, cuenta con nueve edificios de oficinas y un jardín privado.

Por su parte, Grupo Ibosa es uno de los actores más activos dentro del mercado residencial de Madrid. A finales de 2014 fue muy sonada la adjudicación, por 80 millones de euros, de las antiguas cocheras de Cuatro Caminos que tantos quebraderos de cabeza han dado a sus cooperativistas, que hasta hace unas semanas no consiguieron luz verde del Ayuntamiento de Madrid a su plan especial. También destaca su proyecto Torre Borealis, 76 viviendas de alto ‘standing’ en el antiguo hotel Foxá M-30, entre otros.

Source:: El Confidencial Vivienda

LinkedInFacebookTwitterGoogle+PinterestShare

Sorry, the comment form is closed at this time.