We offer all the tools necessary for landing the full scope of business you really deserve.
Feel free to call us: +34 617 369 878

Las tuberías de plomo, un enemigo 'invisible' en tu casa que te enferma

Posted by: In: Inmobiliaria 20 Aug 2016 Comments: 0 Tags: , , , , , , ,
.
Imagen de unas cañerías de plomo.

Una de las ventajas de vivir en Madrid es el agua. Abrir el grifo, esperar a que salga fresca y poder beber directamente del grifo, un lujo que no se encuentra en todo el país. Sin embargo, no todos los madrileños (de nacimiento o de adopción) pueden permitirse este pequeño gesto. ¿Vives en el centro? ¿En un barrio con solera como Chamberí o Retiro? ¿En un precioso piso en un inmueble antiguo? Posiblemente seas uno de los afectados por las tuberías de plomo.

El plomo es un elemento químico tóxico según su dosis, y especialmente peligroso para bebés y mujeres embarazadas. Hasta el año 1975, se utilizaba con frecuencia para las vías de agua en las viviendas, hasta que empezó a sustituirse por hierro y cobre. Se calcula que el 10% de las viviendas de Madrid tienen todavía tuberías de plomo, con el consiguiente quebradero de cabeza para sus inquilinos y dueños: “La instalación de tuberías de plomo está prohibida, de hecho en caso de reforma es obligatorio cambiarlas”, avisan desde el Colegio Profesional de Administradores de Fincas.

Hay dos formas de cambiar las cañerías: o bien se levantan baños y cocina y se cambian, o se anulan las subterráneas y se colocan unas nuevas de cobre vistas. Según varias empresas de fontanería, “en el mejor de los casos” la obra tardaría un par de días en realizarse y costaría “entre 900 y 1.200 euros”, siendo más barata la segunda opción. Eso sí, no por ser más grande una estancia tiene que implicar un mayor coste. “El tamaño de un baño o una cocina no tienen nada que ver con la longitud de sus tuberías. De hecho lo que eleva el coste es la cantidad de enlaces que hay que hacer”, añaden.

‘Trampas’ para tener una subvención

El precio de la reparación es tal que muchos afectados, aun sabiéndolo, prefieren no hacer la obra o posponerla unos años. Y es que la mayor parte de los inquilinos son personas mayores, que o no tienen ganas de merterse en reformas o no pueden enfrentarse al coste de las mismas. Si buscan ayudas de la Comunidad de Madrid, el resultado es desolador: para una reforma obligatoria (y necesaria por temas de salud), no hay ayudas. Al menos, no directamente.

En el Portal de Vivienda de la región anuncian diversas ayudas a la Accesibilidad o Rehabilitación de edificios, entre las que podría emplazarse el cambio de las cañerías, al ser algo estructural del propio inmueble, si bien no se contempla en un primer momento. Eso sí, salvando un obstáculo: todos los propietarios tienen que estar de acuerdo en acometer los arreglos. Es decir, si uno de los dueños de un piso se niega a realizar la obra, o ya lo ha hecho con anterioridad, no se concederá ayuda alguna, ya que no se planea una financiación individual.

Imagen de la campaña del Instituto Madrileño de Salud

En el año 2010, el Instituto de Salud Pública, junto al Colegio de Administradores, lanzó un tríptico en el que explicaba cómo detectar tuberías fabricadas con plomo. “Son de un metal gris mate y lo suficientemente blando para rayar con una llave o un martillo”, indican. Además de insistir en la necesidad de cambiarlas, daban algunas pautas a la hora de utilizar el agua que venga de ellas: dejarla correr un buen rato, no usar el agua caliente para beber o cocinar y evitarla en los biberones de los bebés.

Source:: El Confidencial Vivienda

LinkedInFacebookTwitterGoogle+PinterestShare

Sorry, the comment form is closed at this time.