We offer all the tools necessary for landing the full scope of business you really deserve.
Feel free to call us: +34 617 369 878

Paramés, el último romántico que se negó al 'trapicheo' de las comisiones de los fondos

Posted by: In: Inmobiliaria 27 Sep 2014 Comments: 0 Tags: , , , , , , ,
.

La sonada salida de Francisco García Paramés de Bestinver, adelantada por El Confidencial esta semana, no sólo deja a la filial de Acciona sin el gestor de fondos más popular de España, sino que acaba con el último romántico del sector. El último que se había negado a entrar en el ‘trapicheo’ de la retrocesión de comisiones a los bancos privados o a las redes de oficinas que atraen patrimonio a los fondos, que es el sistema espurio que rige la comercialización de fondos de inversión. Ahora la constructora quiere entrar en esa dinámica -ha sido uno de los motivos de su ruptura con Paramés-, sobre todo para crecer fuera de España.

Cuando su banco o su asesor financiero le recomienda un fondo, tal vez usted piense que lo hace porque considera que es el mejor producto para usted. La realidad es mucho menos naïve. Los fondos de inversión retroceden parte de las comisiones que cobran a las redes de oficinas y a los bancos privados para que los recomienden, de modo que le intentarán vender aquellos productos que más comisiones les dejen, no aquellos que consideren que son mejores o más adecuados para el perfil inversor de cada cliente. Esto es lo que se llama rebate o retrocesión de comisiones, y es lo que mueve verdaderamente el mercado de la inversión con un sistema parecido al de los visitadores de las grandes farmacéuticas.

No piensen que se trata de cantidades pequeñas para ‘animar’ a que los prescriptores recomienden los fondos de una gestora. Estamos hablando de un mínimo del 40% de la comisión de gestión de un fondo, porcentaje que alcanza el 70% en aquellas gestoras “dessperadas” por captar patrimonio como sea. La media podría situarse en el 50%. Es decir, que el asesor que se sienta delante de usted y le cuenta maravillas de tal o cual fondo de inversión, se llevará la mitad de lo que usted pague si finalmente le convence de meter en él sus ahorros.

Los comerciales del sector se justifican porque “aunque a mí me puede parecer excelente tal o cual gestor, nadie tiene la bola de cristal ni puede garantizar que va a ganar dinero en el futuro porque el mercado puede moverse en su contra, puede haber shocks, crisis, escándalos…”, explica una fuente de una gestora. Si el gestor obtiene rentabilidad, se incrementa el patrimonio sobre el que se aplica la comisión y ésta crecre. Pero los comerciales prefieren asegurarse una retribución inicial -la citada retrocesión de comisiones- que no dependa de la marcha del fondo.

Paramés no quería más dinero, sino menos

Este juego generalizado en el sector es el que rechazaban Paramés y su equipo en Bestinver. Este gestor no tenía ningún interés en que lo recomendaran los prescriptores para captar más patrimonio; de hecho, consideraba que tenía más que suficiente y que incrementarlo sólo dificultaría su gestión. Así, había solicitado a Acciona en varias ocasiones el cierre de sus fondos, es decir, que no s evendieran más participaciones salvo que se registraran reembolsos significativos. Una demanda a la que la constructora de la familia Entrecanales siempre se negó. Al menos, Paramés consiguió que no se retrocedieran comisiones a los comercializadores.

Esta negativa a entrar en el juego se ha dado en muy pocas ocasiones en España, y siempre en fondos de autor con una gestión muy personalista. El más conocido de esta reducida lista fue el Velocirraptor de Fonditel, que gestionó en su día Cristóbal Thomas de Carranza antes de su marcha al gran proyecto fallido de la gestión alternativa española: Valorica. Fuentes del sector también incluyen un pequeño fondo dedicado al trading a corto plazo del banco privado A&G llamado Microtrends.

Este rechazo a entrar en la rueda del rebate provocó que Bestinver no estuviera nunca en las listas de gestoras recomendadas por las bancas privadas. “Si vendían los fondos de Bestinver, era porque el cliente lo pedía expresamente, no porque el asesor se lo recomendara”, explica otra fuente del sector. “El dinero que entraba era porque quería invertir con Paramés, y a los bancos privados no les quedaba más remedio que incluirlo en la cartera del cliente aunque no les dejara ninguna comisión”, añade.

Y aun este dinero le sobraba al ‘gurú de Juan de Mena’ (la madrileña calle donde está la sede de Bestinver), que consideraba que tenía de sobra con los casi 10.000 millones que gestionaba. La filosofía value que aplica Paramés -creada por Benjamin Graham y perfeccionada por Warren Buffett– se basa en comprar empresas que cotizan por debajo de su valor intrínseco con la confianza de que en algún momento el mercado se dará cuenta de lo que valen realmente. En muchos casos , se trata de pequeñas empresas, por lo que invertir grandes cantidades en ellas puede provocar fuertes subidas de su cotización que acaben con su atractivo. Es decir, si compro una empresa porque está infravalorada, pero el mero hecho de comprarla hace que deje de estar barata, no merece la pena la operación. Por eso prefiere gestionar fondos más pequeños con los que no provocar estos movimientos.

Entrar en los grandes bancos privados internacionales

Sin embargo, Acciona se ha dado cuenta de que tiene un filón en el negocio de gestión de activos, máxime en estos tiempos duros para el negocio constructor y para las energías renovables, y quiere explotarlo al máximo. De ahí que pretendiera introducir otros fondos que no iban a ser gestionados por el equipo de Paramés de otras categorías, como renta fija (eso también ha sido un motivo para la ruptura). Y también venderlos fuera de España a través de los grandes bancos privados internacionales, lo que implica pagar rebates más altos todavía de los que se estilan en España.

“Existe tantítima competencia entre gestoras internacionales y hay un número tan grande de boutiques como Bestinver, que los UBS, HSBC, Credit Suisse, etc. no pueden evaluar todos los productos. Entrar en sus listas de fondos recomendados es dificilísimo y, por eso, estas entidades exigen retrocesiones altísimas. En especial si te inyectan mucho capital: no piden el mismo porcentaje si invierten 30 millones que si invierten 2.000″, explica una tercera fuente sectorial.

La cuestión es si compensa ceder un porcentaje tan alto de las comisiones a cambio de incrementar el volumen sobre el que éstas se aplican. Obviamente, hay un punto en el que este aumento de patrimonio hace rentable esta práctica, que es el que quiere alcanzar Acciona con su nueva estrategia. Más allá de las dudas sobre si lo conseguirá con fondos que no serán de autor y con gestores mucho menos conocidos que Paramés, el sector ha perdido al último fondo que se vendía por sus resultados y la confianza de los inversonres, no por lo que se llevaba el vendedor. Ha perdido al último romántico.

Source:: El Confidencial Fondos

LinkedInFacebookTwitterGoogle+PinterestShare

Sorry, the comment form is closed at this time.