We offer all the tools necessary for landing the full scope of business you really deserve.
Feel free to call us: +34 617 369 878

Si alquilaste la casa de la playa, Hacienda mirará con lupa tu declaración

Posted by: In: Inmobiliaria 28 Mar 2018 Comments: 0 Tags: , , , , , , ,
.

El boom que ha experimentado el mercado inmobiliario vacacional en los últimos años ha llevado a muchos propietarios con segunda residencia a sumarse al alquiler turístico, una opción que deberán tener en cuenta a la hora de realizar su declaración de la renta. La campaña arranca el 4 de abril y finaliza el 2 de julio y, aunque hay varios meses por delante para presentar los papeles, conviene ir haciendo acopio de toda la documentación que podemos necesitar para justificar nuestros ingresos y poder deducirnos de algunos gastos, además de evitar sustos futuros.

La picaresca de no declarar los ingresos procedentes del arrendamiento de una vivienda es tan antigua como el propio mercado del alquiler. No obstante, con la irrupción del alquiler vacacional, turístico o por temporadas, la tentación de eludir las obligaciones con el fisco también ha ido en aumento.

[Todo lo que debe saber de la declaración de la renta 2018]

Sin embargo, Hacienda está alerta, y en los últimos años ha intensificado los controles en torno al alquiler turístico a raíz de la gran cantidad de contribuyentes que no cumplieron con lo dispuesto para este tipo de arrendamiento en pasados ejercicios. El año pasado, el Ministerio de Hacienda aceleró su plan antifraude en el alquiler, redobló las inspecciones de cara a la declaración de la renta y tuvo a más de 20.000 caseros bajo sospecha.

Antes de nada, resulta necesario tener la vivienda registrada y es importante saber que a estos arrendamientos no se les aplican todas las ventajas del alquiler para vivienda habitual. Además, rendir cuentas a Hacienda no exime de cumplir con la normativa de la comunidad autónoma, que es la que rige los requisitos necesarios para poder alquilar una casa con fines vacacionales, señalan desde Bankinter.

Qué entiende la ley por vivienda vacacional

Hacienda entiende por vivienda con fines turísticos aquella “cesión temporal de uso de la totalidad de una vivienda amueblada y equipada en condiciones de uso inmediato, cualquiera que sea el canal a través del cual se comercialice o promocione, y realizada con finalidad lucrativa u onerosa”. De este modo, el contribuyente que alquila su vivienda para uso vacacional no podrá desgravarse el 60% previsto para las viviendas destinadas a residencia habitual. Sin embargo, sí podrá deducir muchos de los gastos, señalan desde el portal inmobiliario Casaktua.com.

Dos periodos a declarar

En el mismo año fiscal hay que diferenciar dos periodos. Por un lado, el tiempo que la vivienda ha estado alquilada, a partir del cual se declararán los ingresos íntegros obtenidos, a los que habrá que restar los gastos que se han derivado del alquiler. Por otro, el periodo en que el inmueble ha estado libre, que se corresponderá con la renta impuesta por Hacienda por contar con una segunda vivienda en propiedad.

Normativa a tener en cuenta

Aunque hay que cumplir con lo pautado por Hacienda, es preciso saber que cada comunidad autónoma tiene una normativa diferente, que convendrá conocer para evitar posibles sanciones. Desde Casaktua.com señalan cómo algunas de las variaciones más significativas afectan a la recaudación de la tasa turística, al tiempo requerido para que se considere alquiler vacacional, a la limitación del número de días alquilados por año o de viviendas por titular, etc. En general, todas ellas exigen que estos inmuebles sean registrados y que cumplan con unos determinados requisitos mínimos.

Cómo declarar los días alquilados

El rendimiento neto por el que habrá que tributar será el resultado de restar los gastos de los ingresos obtenidos. Es decir, podrá descontarse el gasto por publicidad del inmueble, los intereses de la hipoteca, las reparaciones, algunos pagos como el IBI, la comunidad, la tasa de basuras o los seguros del hogar, etc. Eso sí, solo se podrá deducir la proporción del gasto al tiempo que se ha tenido la vivienda alquilada, excepto la promoción del inmueble (anuncios, agencias intermediarias, etc.), que podrá deducirse en su totalidad. Los ingresos netos deberán figurar como “rendimientos de capital inmobiliario”.

¿Y el resto del año?

Para saber qué es lo que hay que tributar por el tiempo que la vivienda ha estado libre, hay que calcular el 1,1% del valor catastral (el 2% si la última revisión catastral se realizó antes de 1994), dividir ese valor entre 12 meses (o entre 365 días) y multiplicar el resultado por los meses o días que no haya estado el inmueble alquilado. Esto dará como resultado el rendimiento imputable.

Source:: El Confidencial Vivienda

LinkedInFacebookTwitterGoogle+PinterestShare

Sorry, the comment form is closed at this time.